¿Cómo se gestiona el riesgo empresarial? (parte 2)

Continuamos mencionando los factores de riesgo que es necesario contemplar para poder gestionar el crédito que otorgamos a nuestros clientes de manera que no se transformen en una mala decisión. 4. Nivel de inversión: La planificación presupuestaria de forma anual y su actualización periódica son indispensables para constatar los niveles de crecimiento, crisis y estancamiento comercial. Un control eficiente de los ingresos y egresos, así como la evaluación de tendencias, resulta de vital importancia para no dejarnos en una posición al descubierto.
5. Tratamiento del cliente: La falta de una metodología para la gestión de relaciones con los clientes, es quizá uno de los obstáculos más sencillos de superar, pero el riesgo que representa, tendrá efectos inmediatos en la rentabilidad y productividad de la compañía, y es en ese momento cuando podrá corregirse el núcleo problemático que ocasiona el riesgo. A esto se suma la conformación de una cartera de clientes no variada en la cual las posiciones relativas hagan que las negociaciones sean desfavorables para nuestra compañía.
6. Cooperación de los equipos de trabajo: La conformación de un ámbito favorable es condición de posibilidad para la colaboración de los departamentos de la compañía. La necesidad de gestionar de una manera eficaz las relaciones laborales, tiene como finalidad facilitar una mayor cooperación, y por eso, un aumento significativo del nivel de control sobre la gestión para evitar fallas en la comunicación, procesos interrumpidos, etc.
Teniendo en cuenta las variables mencionadas, es posible verificar una matriz de riesgos que determinan el funcionamiento de una compañía y sus posibilidades de manejo del crédito. Por ejemplo, podría constatarse que a pesar de una gestión correcta de la logística de entrega de un producto, y una excelente relación del ejecutivo con el cliente, pero que haya desatención en el seguimiento de los plazos establecidos de pago o una falta de comprensión de la proyección presupuestaria lo que implicaría un importante punto de crisis al momento de otorgar créditos o ser flexibles con el acuerdo de pagos.
Es por eso muy recomendado que haya un esfuerzo en hacer un control de estos factores que pueden terminar ocasionando una pérdida de nuestra rentabilidad. El enfoque debe ser lograr un equilibrio entre proporcionar satisfacción al cliente, obtener rentabilidad y productividad general.



Deja un comentario