¿Cómo reconvertirse en época de pandemia? (Parte 2)

La pandemia de Coronavirus provocó una explosión de trabajo remoto, e-commerce, delivery mediante apps, redes sociales, y muchos más recursos de la era digital que ayudan a respetar el aislamiento obligatorio en muchos países mientras posibilitan la actividad económica.

¿Qué acciones podemos pensar para aprovechar esos recursos?

  1. Home Office
    Para esto es necesaria una mínima puesta a punto de la presencia de tu negocio a nivel digital, ya sea en lo que implica el contacto con el cliente (por ejemplo, una red social) como la estructura interna de nuestra empresa (por ejemplo, un documento para seguimiento de stock).
    Hoy en día, con una computadora o un celular es posible armar un circuito de negocio que aproveche muchas de las herramientas gratuitas disponibles.
    El primer paso es un diagnóstico de lo que se necesita para luego armar un plan de migración hacia lo digital, priorizando que la empresa pueda operar lo antes posible.
    Es importante informarse muy bien sobre lo que es posible y viable para la empresa y conocer bien la manera en que estos nuevos sistemas van a implementarse.
    Será un esfuerzo que rinda frutos en el futuro.

  2. Compras online
    Dos datos importantes a tener en cuenta: hubo un aumento del 30% de las compras online con la crisis del coronavirus (Covid-19) y 3 de 10 compradores nuevos volverían a repetir la experiencia.
    Es muy importante contar con el circuito adecuado en tu negocio, tanto para la venta como la atención posventa.

  3. Educar en la práctica digital
    Cuando nuestro negocio ya está listo para funcionar con las herramientas online, es necesario que estemos comprometidos con su uso y es allí donde la primera etapa rendirá frutos. Puede que lleve algo de tiempo hasta que todos los involucrados se acostumbren a la nueva modalidad pero, para superarlo de la mejor manera, es fundamental mantener una muy buena comunicación para dar conocimiento de cómo funcionara el negocio a partir de estas nuevas herramientas.
    En la capacitación en estas nuevas herramientas siempre es recomendable involucrar expertos, y apoyarse en la información que nos brindan las personas que ya están utilizándolas.
    Es posible también que sean necesarias más llamadas, reuniones virtuales, organización de tareas y tiempos para que, al menos en el principio, su empresa pueda tomar el mayor provecho en el menos tiempo posible.